CVA 

Domingo 4 de mayo de 2014

 

BUSCAR LUZ

EN TIEMPOS OSCUROS

 Plan de oración con el Apocalipsis

 

27. Ap 18,21-24

 

Introducción:

 

                Negativizar el momento presente es el pan nuestro de cada día. Hay gente que lo ve todo negro, cree que el país está perdido y que las relaciones son un infierno. Decir tan negativamente de la vida indica, de algún modo, que uno se ve a sí mismo negativamente. Es cierto que no estamos en el paraíso ni que las relaciones humanas son un camino de rosas. Pero no se puede negar que el hecho social alberga no solamente buenas voluntades sino formidables acciones de solidaridad, amparo y amor. Están cerca de nosotros, en nuestras mismas narices, en nuestras propias casas. ¿No se podría enfocar la vida desde ahí? ¿Sería una perspectiva errónea? Creemos que no. Eso no supone cerrar los ojos a lo que no va bien, no dar importancia a la maldad que, a veces, nos arruina. Pero el situarse en lo bueno del hecho social quizá nos ayude a encontrar una postura de vida más humana y más gozosa.

                Es que en el texto de esta semana, que es un texto muy negativizador, como muchos del Apocalipsis dice que “ni voz de novio y novia se oirá más en ti”. O sea, se acabaron los cantos del amor, se acabó el amor. Pero en Jn 3,29 dice que “el amigo del novio, que se mantiene a su lado y le oye, siente gran alegría por la voz del novio”. Es decir, se está oyendo cantar al novio, no es la vida una realidad inmersa solamente en la oscuridad. Más allá de esta, hay gozo, alegría, canto. Le damos la vuelta a ese ceño fruncido y amenazador de Apocalipsis y nos situamos “contra el texto” en una perspectiva gozosa y benigna de la vida. Creemos que de esta manera nuestra vida y nuestro caminar cristianos salan más fortalecidos.

 

***

 

Texto:

               

21Un ángel vigoroso levantó una piedra del tamaño de una piedra de molino y la tiró al mar diciendo:

-          Así, de golpe

precipitarán a Babilonia, la gran ciudad,

y desaparecerá.

22El son de cítaras y músicos,

de flautas y trompetas

no se oirá más en ti,

ni artífices de ningún arte

habrá más en ti,

ni murmullo de molino

se oirá más en ti.

23Ni luz de lámpara

brillará más en ti,

ni voz de novio y novia

se oirá más en ti,

porque tus comerciantes eran los magnates de la tierra,

porque con tus brujerías embaucaste

a todas las naciones.

24Y en ella se encontró sangre de tus profetas

y consagrados

y de todos los asesinados en la tierra.

 

***

 

 

 

 

 

 

La luz de la vida:

 

 

                Esta joven religiosa es Sor Cristina. Canta de maravilla. Ha participado en el concurso La Voz de la TV italiana (ese concurso en que los cantantes del jurado están de espaldas y si eligen al cantante se vuelven para ver quién es). Todo el jurado la eligió y se llevaron un “susto” morrocotudo al ver que la que cantaba tan bien era una religiosa. En medio del estupor general ella no se cortó y decía que cantar le gusta y que “Dios no quita nada” a la vida. Eso, gente que se sitúa en otra perspectiva.

                Oramos: Que seamos positivos y benignos; que miremos con ojos de humanidad; que nos situemos en el lado de la bondad.

 

***

 

La  luz que es Jesús:

 

                Jesús decía muchas veces “Yo soy la luz” (Jn 8,12). Hablaba muchas veces de acercarse a la luz (Jn 8,12). Eso es situarse en una perspectiva de bondad para leer la vida. Muchas veces la realidad de Jesús estuvo fuertemente marcada por el dolor, Pero no encontramos nunca en el Evangelio una sola frase en que se menosprecie o se negativice la vida. Al contrario, con toda su dureza, la vida fue para Jesús un camino de encuentro y de amor.

                Oramos: Gracias, Señor, por amar la vida; gracias por no ceder a la negativización y a la condena; gracias por enseñarnos el camino de los gozos sencillos.

 

***

 

La luz que viene de la sociedad:

 

                Hay muchos movimientos de resistencia social que, conscientemente o no, parten de que la vida puede ser humana en este planeta que a veces hacemos tan desdichado. Por eso hablan de “otro mundo posible”. Si no fuera gente que confía y que lee positivamente el hecho social no se meterían en ese fregado de anhelar y construir una sociedad distinta. Son maestros de espiritualidad para nosotros.

                Oramos: Que agradezcamos a quien anhela otro mundo más fraterno y humano; que apoyemos a quien busca una relaciones sociales nuevas; que nos dejemos influir por quien ama esta vida más allá de sus limitaciones evidentes.

               

***

 

La luz que aporta la comunidad virtual:

 

                La comunidad virtual, con su pequeña aportación de vida y gozo, puede ayudarnos a positivizar nuestra manera de situarnos en la sociedad. Es otro más de los beneficios humanos hondos de la relación y de la misma oración. Sucede aquí eso que decimos tantas veces: orar nos hace más humanos; relacionarnos bien sanea nuestras deficiencias. Por eso es de agradecer estar en esta pequeña aventura de oración común.

                Oreamos: Que valoremos la alegría que nos damos; que apreciemos lo positivo que nos entregamos; que nos ayudemos a ver las cosas desde su mejor lado.

 

***

 

 

 

 

Palabras de luz:

 

Cuida tus pensamientos…

porque se volverán palabras.

Cuida tus palabras

porque se volverán actos.

Cuida tus actos,

porque se volverán costumbres.

Cuida tus costumbres

porque forjarán tu carácter.

Cuida tu carácter

porque formará tu destino.

Y tu destino será tu vida.

 

Gandhi

***

 

Para estos días:

 

                Trata de ver las cosas de estos días desde el lado más positivo que puedas. No cultives el pesimismo.

 

***