Facebook Twitter Google +1     Admin

Juan 3

CVJ

Domingo, 22 de febrero de 2009

 

VIDA ACOMPAÑADA

 Plan de oración con el Evangelio de Juan

 

 

3. Jn 1,29-34

 

                Con la que está cayendo, no es de extrañar que haya personas que concluyan que nuestro mundo es una realidad sin corazón, sin alma, sin sentimientos. Como ha ocurrido siempre, pero de forma más descarada aún, los poderosos campan a sus anchas, mientras que los débiles lo tienen más crudo que nunca. Y parece que no hay piedad para los pobres. Sin embargo, hay quienes luchan para que el espíritu de humanidad no muera, para que la sensibilidad social no se extinga, para que los débiles sobrevivan al machaque de los poderosos. Hay quien sigue confiando en el corazón de los humanos y pensando que lo mejor se oculta en lo interior, “lo invisible a los ojos”, que decía Saint-Exupéry. Esos tales devuelven el alma a la sociedad, la dotan de espíritu, le proporción un aliento de vida. Gracias a ellos se puede decir que no ha muerto el espíritu en nuestro mundo y podemos soñar y desear que viva siempre.

                Cuando el Evangelio de Juan quiere prepararnos a su propuesta y nos va diciendo quién es Jesús, viene a decir en este texto que es uno con alma, con el Espíritu dentro que se ha quedado en él. Más tarde, en 14,23, se dirá esto de toda persona. No estamos despojados de alma, de corazón, de interioridad. No nos quedemos en la superficie: más allá de lo externo está la hermosa realidad de un corazón que ama, siente y cree (aunque a veces sea en formas no religiosas). Esto tendría que animarnos. Porque si tal cosa es verdad, eso quiere decir que Dios no solamente no ha abandonando nuestra vida, sino que la habita y hace de ella su morada. Para un creyente tal planteamiento tendría que engendrar paz, sosiego, equilibrio y gozo profundos.

 

***

 

Texto:

 

                        29Al día siguiente, al ver a Jesús que venía hacia él exclamó:

                -Éste es el Cordero de Dios, que asume la debilidad del mundo. 30Éste es aquel de quien yo dije: “Tras de mí viene un varón que está por delante de mí, porque existía antes que yo”. 31Yo no lo conocía, pero si he salido a bautizar con agua, es para que sea manifestado a Israel.

               

                32Y Juan dio testimonio diciendo:

                -He contemplado al Espíritu que bajaba del cielo como una especie de paloma y se quedó sobre él.

               

                 33Yo no lo conocía, pero el que me envió a bautizar con agua me dijo: “Aquel sobre quien veas bajar el Espíritu y quedarse en él, ése es el que ha de bautizar con Espíritu Santo”. 34Y yo lo he visto, y soy testigo de que éste es el Hijo de Dios.

 

***

 

Ventana abierta:

 

 

                Esta foto de una barra de pan partida ilustra la noticia reciente de que en Badalona han pedido 18 meses de cárcel para un sin techo que robó media barra de pan de una panadería. Ni siquiera hay foto de él. Año y medio de cárcel por una barra de pan, mientras los grandes ladrones de guante blanco eluden toda responsabilidad criminal. Sería como una fotografía de este mundo sin alma. Pero basta ver los comentarios que en Internet recibe la noticia para que nos percatemos de que el sentido de la justicia en modo alguno se ha apagado entre las personas. Las protestas por esta clase de decisiones judiciales indican que el corazón del mundo sigue latiendo y que los pobres pueden tener esperanza.

                Oramos: Gracias, Señor, por quienes tienen activado el sentido de la justicia; gracias por quienes sienten en su vida la suerte de los débiles; gracias por quienes mantienen viva la sensibilidad por el bien.

 

***

 

La mirada de Jesús:

 

                Dice el texto que Jesús va a bautizar “con Espíritu”. Es decir, su bautismo no es, ante todo, un gesto religioso, sino un dar Espíritu para que la persona responda espiritualmente, humanamente. Por eso mismo, obrar con inhumanidad es traicionar al Espíritu, es el verdadero pecado contra el Espíritu que dirá Lc 12,10. Por eso, Jesús nos mira a los ojos para decirnos claramente: quieres ser una persona espiritual, pues sé hondamente humano/a. Esa es la manera.

                Oramos: Que seamos espirituales siendo hondamente humanos; que no pequemos contra el Espíritu por nuestra dureza de corazón; que nos impacten las lágrimas de quienes nadie consuela.

 

***

 

Apuntando a lo profundo:

 

                Quienes apreciamos a Jesús, persona con el Espíritu dentro, hemos de intentar leer la realidad como algo que también tiene dentro el Espíritu. Eso quiere decir que es preciso tener lo mejor controlados posible el desaliento por el mal que nos hacemos, la condena por las heridas que reciben los pobres, la maldición por la injusticia que aún funciona a su aire. Para ser personas de Espíritu es preciso leer la realidad con benignidad, como algo que tiene alma en su cuerpo malherido. Únicamente esta benignidad nos puede llevar a amar esta vida.

                Oramos: Que seamos benignos con la dura realidad; que no condenemos por razones del daño que nos hacemos; que no desistamos de vivir en la mayor justicia posible soñando que puede haber un horizonte de felicidad para la vida.

 

***

 

Apoyo cotidiano:

 

                La oración comunitaria puede ayudarnos a construir, poco a poco, un alma creyente, un espíritu que lea con humanidad los caminos de esta vida. Toda ayuda que nos demos para esta lectura benigna de la vida será siempre bienvenida. Esto frenará en nosotros/as los modos inhumanos de entender la vida que, quizá con razón, siempre están ahí. Nos hará más inmunes a la condena a la vez que más sensibles a la injusticia. Todo beneficios.

                Oramos: Que nos ayudemos a leer la realidad con alma; que nos contagiemos benignidad para no condenar; que no ceda nuestro rechazo de la injusticia y nuestra cada vez menor colaboración con ella.

 

***

 

Para orar:

 

Oh, Señor de mi vida,
¿estaré ante Ti
cara a cara?

Con las manos juntas,
oh Señor de todas las palabras,
¿estaré ante Ti
cara a cara?

Bajo tu gran cielo,
en soledad y silencio,
con humilde corazón,
¿estaré ante Ti
cara a cara?

En este mundo laborioso,
de herramientas y luchas y multitudes con prisa,
¿estaré ante Ti
cara a cara?

 

R.Tagore

***

 

 

 

 

 

CVJ

Domingo, 22 de febrero de 2009

 

VIDA ACOMPAÑADA

 Plan de oración con el Evangelio de Juan

 

 

3. Jn 1,29-34

 

                Con la que está cayendo, no es de extrañar que haya personas que concluyan que nuestro mundo es una realidad sin corazón, sin alma, sin sentimientos. Como ha ocurrido siempre, pero de forma más descarada aún, los poderosos campan a sus anchas, mientras que los débiles lo tienen más crudo que nunca. Y parece que no hay piedad para los pobres. Sin embargo, hay quienes luchan para que el espíritu de humanidad no muera, para que la sensibilidad social no se extinga, para que los débiles sobrevivan al machaque de los poderosos. Hay quien sigue confiando en el corazón de los humanos y pensando que lo mejor se oculta en lo interior, "lo invisible a los ojos", que decía Saint-Exupéry. Esos tales devuelven el alma a la sociedad, la dotan de espíritu, le proporción un aliento de vida. Gracias a ellos se puede decir que no ha muerto el espíritu en nuestro mundo y podemos soñar y desear que viva siempre.

                Cuando el Evangelio de Juan quiere prepararnos a su propuesta y nos va diciendo quién es Jesús, viene a decir en este texto que es uno con alma, con el Espíritu dentro que se ha quedado en él. Más tarde, en 14,23, se dirá esto de toda persona. No estamos despojados de alma, de corazón, de interioridad. No nos quedemos en la superficie: más allá de lo externo está la hermosa realidad de un corazón que ama, siente y cree (aunque a veces sea en formas no religiosas). Esto tendría que animarnos. Porque si tal cosa es verdad, eso quiere decir que Dios no solamente no ha abandonando nuestra vida, sino que la habita y hace de ella su morada. Para un creyente tal planteamiento tendría que engendrar paz, sosiego, equilibrio y gozo profundos.

 

***

 

Texto:

 

                        29Al día siguiente, al ver a Jesús que venía hacia él exclamó:

                -Éste es el Cordero de Dios, que asume la debilidad del mundo. 30Éste es aquel de quien yo dije: "Tras de mí viene un varón que está por delante de mí, porque existía antes que yo". 31Yo no lo conocía, pero si he salido a bautizar con agua, es para que sea manifestado a Israel.

               

                32Y Juan dio testimonio diciendo:

                -He contemplado al Espíritu que bajaba del cielo como una especie de paloma y se quedó sobre él.

               

                 33Yo no lo conocía, pero el que me envió a bautizar con agua me dijo: "Aquel sobre quien veas bajar el Espíritu y quedarse en él, ése es el que ha de bautizar con Espíritu Santo". 34Y yo lo he visto, y soy testigo de que éste es el Hijo de Dios.

 

***

 

Ventana abierta:

 

 

 

                Esta foto de una barra de pan partida ilustra la noticia reciente de que en Badalona han pedido 18 meses de cárcel para un sin techo que robó media barra de pan de una panadería. Ni siquiera hay foto de él. Año y medio de cárcel por una barra de pan, mientras los grandes ladrones de guante blanco eluden toda responsabilidad criminal. Sería como una fotografía de este mundo sin alma. Pero basta ver los comentarios que en Internet recibe la noticia para que nos percatemos de que el sentido de la justicia en modo alguno se ha apagado entre las personas. Las protestas por esta clase de decisiones judiciales indican que el corazón del mundo sigue latiendo y que los pobres pueden tener esperanza.

                Oramos: Gracias, Señor, por quienes tienen activado el sentido de la justicia; gracias por quienes sienten en su vida la suerte de los débiles; gracias por quienes mantienen viva la sensibilidad por el bien.

 

***

 

La mirada de Jesús:

 

                Dice el texto que Jesús va a bautizar "con Espíritu". Es decir, su bautismo no es, ante todo, un gesto religioso, sino un dar Espíritu para que la persona responda espiritualmente, humanamente. Por eso mismo, obrar con inhumanidad es traicionar al Espíritu, es el verdadero pecado contra el Espíritu que dirá Lc 12,10. Por eso, Jesús nos mira a los ojos para decirnos claramente: quieres ser una persona espiritual, pues sé hondamente humano/a. Esa es la manera.

                Oramos: Que seamos espirituales siendo hondamente humanos; que no pequemos contra el Espíritu por nuestra dureza de corazón; que nos impacten las lágrimas de quienes nadie consuela.

 

***

 

Apuntando a lo profundo:

 

                Quienes apreciamos a Jesús, persona con el Espíritu dentro, hemos de intentar leer la realidad como algo que también tiene dentro el Espíritu. Eso quiere decir que es preciso tener lo mejor controlados posible el desaliento por el mal que nos hacemos, la condena por las heridas que reciben los pobres, la maldición por la injusticia que aún funciona a su aire. Para ser personas de Espíritu es preciso leer la realidad con benignidad, como algo que tiene alma en su cuerpo malherido. Únicamente esta benignidad nos puede llevar a amar esta vida.

                Oramos: Que seamos benignos con la dura realidad; que no condenemos por razones del daño que nos hacemos; que no desistamos de vivir en la mayor justicia posible soñando que puede haber un horizonte de felicidad para la vida.

 

***

 

Apoyo cotidiano:

 

                La oración comunitaria puede ayudarnos a construir, poco a poco, un alma creyente, un espíritu que lea con humanidad los caminos de esta vida. Toda ayuda que nos demos para esta lectura benigna de la vida será siempre bienvenida. Esto frenará en nosotros/as los modos inhumanos de entender la vida que, quizá con razón, siempre están ahí. Nos hará más inmunes a la condena a la vez que más sensibles a la injusticia. Todo beneficios.

                Oramos: Que nos ayudemos a leer la realidad con alma; que nos contagiemos benignidad para no condenar; que no ceda nuestro rechazo de la injusticia y nuestra cada vez menor colaboración con ella.

 

***

 

Para orar:

 

Oh, Señor de mi vida,
¿estaré ante Ti
cara a cara?

Con las manos juntas,
oh Señor de todas las palabras,
¿estaré ante Ti
cara a cara?

Bajo tu gran cielo,
en soledad y silencio,
con humilde corazón,
¿estaré ante Ti
cara a cara?

En este mundo laborioso,
de herramientas y luchas y multitudes con prisa,
¿estaré ante Ti
cara a cara?

 

R.Tagore

***

 

 

 

 

 

 

20/02/2009 18:14 fiaiz #. COMUNIDAD SAN JUAN

Comentarios » Ir a formulario

fiaiz

gravatar.comAutor: DARWIN OROZCO

GRACIAS FIDEL POR TUS PALABRAS
“Qué hermoso es ver bajar de la montaña los pies del mensajero que anuncia la paz”;
qué hermoso es también leer palabras agraciadas que hablan de Jesús y de su paz.
Qué hermoso es tener hermanos que suman su vida y esfuerzo por la unidad y por la paz.
Qué hermoso es!, qué hermoso es unirnos en la distancia por el amor y por la paz.
DARWIN OROZCO, CAPUCHINO DE ECUADOR.

Fecha: 23/02/2009 07:07.


gravatar.comAutor: DARWIN OROZCO

Fidel A.
Tu mensaje evangélico, de san Mateo, me ha llenado de alegría, gracias!!!
Con los postulantes, dios mediante, haremos una semana de camino por la orilla del mar, “Ruta del sol”, será después de pascua y me gustaría, si te es posible, me ilumines en el tema de los discípulos de Emaus, la conversión, el volver a Jesús, teniendo presente a Francisco.
Un abrazo.
Darwin

Fecha: 23/02/2009 07:17.


Añadir un comentario



No será mostrado.





Blog creado con Blogia. Esta web utiliza cookies para adaptarse a tus preferencias y analítica web.
Blogia apoya a la Fundación Josep Carreras.

Contrato Coloriuris
Plantilla basada en el tema iDream de Templates Next