POESÍA Y ORACIÓN

 

 

1. Comienzo

 

        (Comenzamos orando juntos con un poema sufí de Mevlana Jalaluddin Rumi)

 

 

Mi poesía es como  el pan de Egipto;

No puedes comerla, si tiene más de una noche.

¡Cómela cuando todavía esté fresca,

Antes que el polvo [el tiempo] se instale en ella!

Su residencia se encuentra en la cálida tierra de la mente.

En este mundo, se muere de frío.

Como los peces, tan sólo puede vivir en la tierra un instante;

Después, la verás desprovisto de la calidez de la vida.

 

 

 

2. Meditamos con el Corán

 

         (Un lector/a va leyendo pausadamente estas frases del Corán)

 

  • No vistáis la verdad con el ropaje de la mentira; no ocultéis la verdad cuando la conocéis.
  • ¡Oh vosotros, los que habéis creído! Buscad el socorro en la paciencia y en la oración. Dios está con los pacientes.
  • Dios quiere vuestro bienestar y no quiere vuestra molestia.
  • Los hombres que condenan es porque no comprenden.
  • Bueno es manifestar las buenas obras, pero todavía mejor ocultadas y derramadas en el seno de los pobres.

 

3. Poesía en árabe

 

         (El poeta Mohammed Darfaui lee un poema suyo en árabe cuya traducción reza asíJ 

 

RESPETO Y VALOR

 

Entre las estrellas me encuentro montando una luna brillante, enamorada.

Cansado de tanta imaginación, mis alas son fuertes y gruesas y me llevan hasta el más allá.

Mi corazón generoso como una flor gotea el rocío en la boca de los sedientos.

Restaurando un sueño viejo y roto, contemplando la salida de lunas, creciendo.

La imaginación arde en mi interior con una llama, dando poesías, llenando.

El universo limpia una época sacada de  debajo de los escombros del tiempo.

En el primer cielo vi una flor. Dije: esta será mi meta, mi salvación.

Pero viéndola deshacer, quemándose, dije: no me gustan las cenizas.

Viendo el mar lleno de ternura, tranquilidad y añoranza dije: esta es mi salvación.

Pero al ver con sus oleajes las olas dije: no me gustan tantos altibajos.

Una luz tenue a través del tiempo templó mi alma y me sentía a mí mismo.

Pues si estoy aquí salido de mi confusión dije: este es mi Dios.

 

4. Momento de reposo musical

 

         (Se escucha un momento la nye o algo de música de fondo)

 

5. Oramos con Francisco

 

En mi viaje a Damieta,

sin saberlo,

os llevé a vosotros,

los que ahora

buscáis caminos de entendimiento.

 

Os llevé a vosotros

que queréis vivir como yo,

con las manos desnudas

como las del niño

que no sabe aún herir.

 

Os llevé a vosotros

que entendéis

el amor ofrecido,

“sometido”

entregado.

La forma mejor de amar.

 

Os llevé a vosotros

armados solamente

de una palabra de bondad

y de un abrazo de paz

 

En este camino nos encontramos,

en él queremos seguir.

 

ESEF

29 de abril de 2019