CVF 

Domingo 2 de noviembre de 2014

 

VOLVER A JESÚS

 Plan de oración con Filipenses

 

5. Filp 2,1-4

 

Introducción:

 

                Podría parecer que en la sociedad de hoy solamente hay gente que mira por lo suyo. Esto se afianza cuando lo “suyo” pretender que sea también lo de los demás. Pero no es totalmente así, Siempre ha habido gente que, mirando en la dirección del otro, le ha preocupado lo de los demás hasta el extremo de hacer suyas causas que no eran la suya. Eso les ha llevado a ofrecer tiempo, apoyo económico, preocupaciones, anhelos para que la realidad del otro salga a flote. Estos que no van solo a lo suyo son empuje para soñar con una sociedad del futuro interimplicada, fraterna, interrelacionada. Son personas que, con otro lenguaje, creen que la causa de los débiles es, de algún modo, su causa.

                Es que la comunidad de Filipenses es una comunidad de gente buena, pero no son personas sin contradicciones, incoherencias y fallos. Hay un nivel notable de egoísmo, de ir a lo de cada uno. Lo que engendrará mucha rivalidad porque cuando cada uno tira a lo suyo pretende, de alguna manera, que lo de los demás también sea suyo. De ahí a mirar al otro, aunque sea cercano, aunque sea familiar, como un “enemigo” a derrotar hay un paso. Por eso dice taxativamente Pablo: “que nadie mire únicamente por lo suyo, sino también por lo de los demás”. Mirar por lo de los demás exige, en primer lugar, mirar en la dirección de los demás, de sus intereses, de su beneficio. Consiste en dejar de ser uno mismo centro único de su propio corazón y abrir la puerta sabiendo que cuantas más personas entren en ese centro del corazón de la persona, tanto más feliz será uno mismo. Porque un corazón ocupado no es un corazón empobrecido, sino todo lo contrario.

 

***

 

Texto:

                2,1Entonces, si hay un estímulo en el Mesías y un aliento en el amor mutuo, si existe una solidaridad de espíritu y un cariño entrañable, 2hacedme feliz del todo y andad de acuerdo, teniendo un amor recíproco y un interés unánime por la unidad. 3En vez de obrar por egoísmo o presunción, cada cual considere humildemente que los otros son superiores 4y nadie mire únicamente por lo suyo, sino también cada uno por lo de los demás.

 

***

 

La sociedad nos ayuda a volver a Jesús:

 

 

Este señor es José L. Olaizola, abogado y escritor (ganó el Planeta en 1983). Ahora es presidente de una ONG (Somos uno) para luchar contra la prostitución infantil en Tailandia. Gente que se complica la vida con la situación de otros cuando podía vivir pacíficamente en su tierra, en su casa, sin problemas. Gracias a estos que se complican puede haber esperanza para colectivos frágiles.

                Oramos: Gracias por quienes se complican en las causas perdidas; gracias por quienes miran por los demás; gracias por quienes dan vida amando a otros.

 

***

 

Volver al Jesús del Evangelio:

 

                A nadie le cabe duda de que Jesús fue uno que se complicó la vida por causas ajenas, por la situación de quienes, expulsados de la dicha, aspiraban a salir de situaciones de dificultad. Lo dijo con mucha claridad: No hay amor mayor que dar la vida a favor de otros” (Jn 15,13). Y él llevó esa máxima hasta el final en su propia vida. Por eso, todo se reduce a ver cuánto está uno dispuesto a empeñar por la dicha y la felicidad de otros. El resto, puede que sean palabras.

                Oramos: Te alabamos, Señor, por tu entrega generosa; te bendecimos porque has firmado tu entrega con la vida; te damos gracias por habernos dado tu alma.

 

***

 

Volver a los valores hondos:

 

                Uno de los valores que nuestra sociedad habría de recuperar porque está muy necesitada de él es creer que el mundo no se acaba en mis intereses. Ensanchar el alma, ese es el valor, porque quizá somos personas de alma estrecha, hasta el punto que todo lo miramos desde la perspectiva única de nuestro interés. Ensanchar el alma es un gran beneficio para toda persona y quien lo hace alcanza unas cotas de dicha que antes no conocía. El darse es, sin duda, una ganancia.

                Oramos: Que nos demos a los demás con alegría; que creamos en el potencial de nuestra alma; que ensanchemos los límites de nuestro corazón.

 

***

 

Volvemos a la comunidad:

 

                La comunidad virtual nos hace un gran beneficio, además de conectarnos con la Palabra, cuando ensancha nuestra alma interesándonos por los caminos de los demás. Por eso, cuanto más compartamos esos caminos, hasta donde se pueda, tanto más saldremos ganando todos. Que, por el cauce que sea, la comunicación sea fácil y con ella se intensifique la relación y el amor.

                Oramos. Que nuestra comunicación sea fraterna; que nos demos nuestros caminos; que nos acompañemos en ellos.

               

***

 

Palabras que alientan:

En defensa del cardo y de la ortiga,
en defensa del burro y su rebuzno
y de su condición intrascendente,

a favor de los bosques y su antiguo
modo de ser, a favor de la piedra
que el misterio cubrió de oscuro musgo,

para que vivan peces en las aguas,
pájaros en el aire, rododendros
en los jardines, luces en la noche,

y los hombres se olviden de la prisa
con que van a la nada y no se enteran,
víctimas de un progreso forajido,

para que todo cobre otro sentido,
una vez asumido el sinsentido
que es todo, y concentrados en su paso

veamos sin dolor pasar el tiempo
y vivamos minutos, horas, días,
bocanadas de ser, riqueza única

Jesús Munárriz.

***

 

Tu parte:

 

                Trata estos días de no ir solamente a lo tuyo. Que los intereses ajenos puedan ser, en parte, tus intereses.

               

***