Facebook Twitter Google +1     Admin

Juan 49

CVJ

Domingo, 6 de junio de 2010

 

VIDA ACOMPAÑADA

 Plan de oración con el Evangelio de Juan

 

49-Jn 8,12

 

Introducción:

 

                Andar con luz no es lo mismo que andar sin luz. En cualquiera de los casos hay que andar, pero la cosa es muy distinta. Una vida  iluminada puede ser pobre, sencilla, oculta; pero, al tener luz, siempre resulta gozosa. Una vida "a oscuras", por muy poderosa que sea, es siempre una vida pesada, triste, sin gozo. Se puede decir que, como las mariposas, los humanos vamos tras la luz porque la necesitamos para que nuestros días no pierdan el contorno, el sentido. En nuestra búsqueda de luz, de nuevo como las mariposas, la luz del brillo, del dinero, de lo "grande", nos ciega, pero nos "quema", no nos soluciona nada. ¿Y si la luz estuviera "dentro"? ¿Y si resulta que en las personas sencillas con las que convivimos, en lo cotidiano de nuestras tareas, en las cosas que nos ocurren cada jornada se hallara oculta una luz, la verdadera luz? ¿Cómo desvelar esa luz para que nuestros pasos no se pierdan en el despiste de los días?

                Jesús dice que es "luz del mundo". Evidentemente no es al modo religioso, como si fuera un Dios que ilumina desde fuera. Jesús quiere ser una luz dentro, en los parámetros de lo normal, en los caminos de cada uno por modestos y ocultos que sean. ¿Y cómo es luz? Haciéndonos ver que nuestra vida es valiosa, que tenemos un tesoro en las manos, que es una suerte pertenecer a esta aventura, que esto es un valle de lágrimas porque lo hacemos así pero que podía ser un lugar de dicha. O sea, él es luz haciéndonos ver que la luz está ya en nuestra vida. ¿Nos parece poca esta iluminación? ¿Estaremos siempre esperando una luz que venga de fuera pero que nunca llega? La luz está dentro, como aque montañero aragonés que decía "las verdaderas cimas están abajo", en el abajo de la verdad de la persona. Que el Evangelio nos anime a ver nuestra vida como poseedora de una luz dentro.

 

***

 

Texto:

 

                12Jesús les habló de nuevo:

                -Yo soy la luz del mundo; el que me sigue no camina en tiniebla, tendrá la luz de la vida.

 

***

Ventana abierta:

 

 

            Esta es una foto que pertenece a un espectáculo que se llama Nebbia que quiere decir en italiano "Niebla". Es del circo Éloize, algo así como el circo del sol, pero en pequeño. Un espectáculo muy hermoso que algunos lo hemos visto en Madrid o en Valladolid. Con la metáfora de la niebla que cae sobre un pueblo se simboliza el despiste y la oscuridad en la que, a veces, se sume nuestra vida. En el pueblo está "el tonto de Stéfano", un diminuido al que quieren pero que no cuenta en la vida de la comunidad. Hasta que se percatan de que quizá él es quien mejor interpreta el sentido de la niebla, porque él ha visto que la niebla desaparece cuando el sol brilla arriba, cuando ALGUIEN de arriba va disipando esa niebla para mostrar que bajo la niebla, en la vida misma, hay luz.

                Oramos: Gracias, Señor, por quienes iluminan nuestros pasos; gracias por los corazones limpios y las miradas luminosas; gracias por quienes descubren luz en lugares de oscuridad.

 

***

 

Desde la persona de Jesús:

 

                Jesús es luz para el mundo. Las religiones (también la judía) siempre habían dicho que Dios era luz. Pero es muy distinto decir que una persona, Jesús, sea luz. Porque la manera de ser luz de Jesús no es al modo de las teofanías, apareciéndose como un Dios luminoso entre relámpagos en el monte. Jesús ha sido luz haciendo nuestros caminos, abrazándonos, luchando por nuestra dignidad, diciendo que todo el mundo tiene un sitio en el banquete de la vida, consolándonos, estrujándonos en sus brazos. En definitiva, Jesús ha sido luz diciéndonos: en tu vida, en toda vida (cualquiera que sean sus condicionamientos) hay luz, hay valor, hay llamada a la  dicha.

                Oramos: Te alabamos, Señor porque nos has hecho ver la luz que alberga nuestra vida; te bendecimos por haber sido luz en nuestros caminos de polvo y debilidad; te damos gracias porque nos has iluminado por encima de nuestros fallos.

               

***

 

Ahondamiento personal:

 

                Nuestras oscuridades personales nos hacen sufrir y nos llevan, a veces, al borde del desaliento y de la depresión. Nuestro sentimiento de culpa nos atenaza algunas veces. El desasosiego se ceba en nuestro corazón muchas noches. Un mundo de oscuridad. Pero se puede luchar contra él, poco a poco, detalle a detalle. Quizá haya que renunciar a soluciones milagrosas. Descubrir en nuestros pequeños caminos diarios los rastros de la luz nos pueden llevar a entender nuestro camino como un día luminoso.

                Oramos: Que leamos nuestros caminos como humildes y hermosas sendas de luz; que seamos luz para quienes conviven con nosotros alejando de ellos lo más posible la crítica y la condena; que la luz que brota de las vidas sencillas nos envuelva y la apreciemos de verdad.

 

***

 

Desde la comunidad virtual:

 

                No vamos a ser exageradamente optimistas diciéndonos que en la comunidad virtual somos, los unos para los otros, una potente luz. Pero una pequeñita luz sí lo somos. A muchos de nosotros les viene muy bien este contacto con la Palabra y con el grupo para dar un color un poco distinto a la jornada, a la semana incluso. Es cosa muy humilde, pero si perseveramos en este camino, al echar la vista atrás nos daremos cuenta de que realmente estamos siendo, los unos/as para con los otros/as, una lámpara sencilla en nuestro camino. Es para alegrarse.

                Oramos: Nos agradecemos la luz que nos damos; nos agradecemos el apoyo que nos damos; nos agradecemos el amparo que nos damos.

 

***

 

Para orar:

 

CRISTO JESÚS
¡OH!, FUEGO QUE ABRASA...
QUE LAS TINIEBLAS EN MÍ
NO TENGAN VOZ.

CRISTO JESÚS
DISIPA MIS SOMBRAS
Y QUE EN MÍ
SÓLO HABLE TU AMOR.

Señor, Tú me sondeas y me conoces; me conoces cuando me siento y me levanto.

Me estrechas detrás y delante; me cubres con tu mano.

Si vuelo hasta el margen de la aurora, si emigro hasta el confín del mar, allí me alcanzará tu mano.

Si digo ¡Qué la tiniebla me cubra!, la tiniebla no es oscura para Ti. La noche es clara, clara como el día.

Dios mío, sondéame para conocer mi corazón; guíame por el camino eterno.

Te doy gracias, porque sublime eres; Tú conocías hasta el fondo de mi alma.

 

***

 

 

 

LOS SÍMBOLOS

EN LA BIBLIA:

COMPAÑEROS DE BÚSQUEDA

18-25 DE JULIO

 

Fidel Aizpurúa nos ayudará a adentrarnos en los símbolos básicos de la vida humana que tienen eco tanto en el AT como en el NT.

Símbolos bíblicos elegidos: cuerpo, casa, pan, agua y luz.

Y además: paseos, oraciones, compartir, reflexionar...

 

 "Seminarios" hasta la merienda

con cada uno de los símbolos:

 Cuerpo: Naturhouse bíblico.

 Casa: Inmobiliaria "La alternativa".

 Pan: Panadería al aire libre.

 Agua: Peregrinaciones a las fuentes.

 Luz: Eléctricas franciscanas.

 Una semana tranquila,

 En contacto con la naturaleza,

 Profundizando en la Biblia,

 Ambiente sencillo y familiar.

 Para revivir la magia de la Palabra, la magia de Dios.

Persona de contacto: Javier Morala, 678229873.

AVISAR ANTES DEL 25 DE JUNIO.

 

 

02/06/2010 17:55 fiaiz #. COMUNIDAD SAN JUAN

Comentarios » Ir a formulario

fiaiz

No hay comentarios

Añadir un comentario



No será mostrado.





Blog creado con Blogia. Esta web utiliza cookies para adaptarse a tus preferencias y analítica web.
Blogia apoya a la Fundación Josep Carreras.

Contrato Coloriuris
Plantilla basada en el tema iDream de Templates Next