Facebook Twitter Google +1     Admin

Juan 40

CVJ

Domingo, 11 de abril de 2010

 

VIDA ACOMPAÑADA

 Plan de oración con el Evangelio de Juan

 

40. Jn 7,11-13

 

 

Introducción:

 

                El miedo paraliza e impide hablar. Hay personas que dirían muchas cosas, pero se callan por miedo. Hay cristianos que quisieran romper el "muro de incienso y de silencio" con el que se rodean las altas jerarquías, pero callan por miedo. Hay ciudadanos/as que podrían aportar algo al momento social, pero se callan por interés y por miedo. Hay mujeres que callan por miedo, niños maltratados que callan por miedo, obreros y trabajadoras que callan por miedo a un despido que los eche a la cuneta del desempleo. El miedo, se dice, es libre. Y también es abundante. Hablar sin miedo no es sinónimo de ser un descarado o un temerario. Es síntoma de que se está siendo dueño/a de la propia vida, de que importa más ser verdadero y bueno que ser aplaudido y rico.

                Quien va aprendiendo (es un largo aprendizaje) a vivir sin miedo, va aprendiendo a vivir como Jesús. Quizá no fuera excesivamente valiente, pero se tragó su miedo y habló, aunque eso le trajera fuertes complicaciones. El miedo que siembra a manos llenas el sistema no le impidió hablar. Por eso se recordarían posteriormente sus palabras, porque fueron palabras sin miedo, con el temor vencido.

                Podemos decir que la resurrección de Jesús es el tiempo de las palabras sin miedo, del miedo controlado y potencialmente vencido. Cuando hablamos de la resurrección no estamos hablando principalmente de dogmas o verdades inamovibles. Estamos hablando de valor, de superación, de amor a la verdad, de honradez con lo real, de victoria sobre cualquier opresión. Los cuchicheos temerosos están llamados a ser trasformados en palabra clara y alta, llena de luz. ¿No podemos aspirar a desterrar el miedo para siempre?

 

***

 

Texto:

 

                11Los dirigentes judíos lo buscaban, pues, durante la fiesta y decían:

                -¿Dónde estará ése?

                        12La gente hablaba mucho de él, cuchicheando. Unos decían:

                -Es bueno.

                Otros, en cambio:

                -No, que extravía a la gente.

                        13Pero nadie hablaba de él en público por miedo a los dirigentes.

 

***

 

Ventana abierta:

 

 

                Este muchacho es Pablo Fajardo. Un abogado humilde de la población de Lago Agrio (selva amazónica de Ecuador). Se ha puesto al frente de un colectivo de más de 30.000 colonos que demandan a la petrolera americana Texaco por un delito de ecología (el mayor del planeta) relacionado con vertidos incontrolados de petróleo y agua contaminada que ha destruido toda una selva. La demanda es, nada menos, que de 27.000 millones de dólares. Es David contra Goliat. Las amenazas han surgido pujantes, pero él habla sin miedo impulsado por la verdad. Ojalá no se pase "a mayores":

                Oramos: Gracias, Señor, por quienes tragan su miedo buscando la verdad y la justicia; gracias por quienes convierten su miedo en fuerza para superarse; gracias por quienes se amparan en su debilidad temerosa.

 

***

Desde la persona de Jesús:

 

                Los dirigentes logran controlar a la población con el látigo del miedo. Pero ese temor será vencido y se proclamará a los cuatro vientos una verdad elemental sobre Jesús: fue bueno e hizo el bien. Se le podría discutir otras cosas, pero no su indudable bondad, su honda comprensión del corazón y de los caminos humanos. Por esa bondad le han llamado divino; por ella se han sentido atraídas muchas personas a lo largo de la historia; por tal bondad tiene, aún hoy, gancho y atractivo la persona del Jesús histórico. Y sabiendo que es bueno, se puede hablar sin temor con él y de él.

                Oramos: Te alabamos, Señor, porque fuiste bueno sin temor; te alabamos porque fuiste bueno con sencillez; te alabamos porque fuiste bueno con valentía.

 

***

 

Ahondamiento personal:

 

                Los paisanos de Jesús hablan de él pero "cuchicheando", en secreto, no en público. Hay que reconocer que la persona es pronta para el cuchicheo y la conversación en lo oculto, y mucho más lenta para hablar con sencillez, a las claras, y delante de todo el mundo. No tendríamos que hablar de nada y con nadie en privado que no fuéramos capaces de decirlo delante de él con sencillez. Hablar en privado sin tener el coraje de hacerlo en público denota que todavía nos falta recorrer un camino para vivir con humanidad nuestra vida y nuestra fe.

                Oramos: Que hablemos con sencillez tanto delante como detrás de las personas; que pasemos del cuchicheo genera a la acción concreta; que siempre hablemos de las personas y cosas con benignidad.

 

***

 

Desde la comunidad virtual:

 

                En nuestro grupo hay libertad para comunicarnos sin temor a coacciones. Sabemos, además, que esa libertad está hecha de respeto, acogida y comprensión. El día que temiéramos hablar y expresarnos ante nuestra comunidad, habría que pensar que algo no iba del todo bien. Por el contrario, contar con la comprensión de nuestros amigos/as por adelantado es síntoma de que nuestra comunidad sigue "viva".

                Oramos: Que nunca temamos hablar con sencillez ante nuestros compañeros de viaje orante; que tengamos por cierto que la acogida a nuestras palabras va a ser cordial en la comunidad virtual; que nos agradezcamos las buenas palabras dichas con corazón.

 

***

 

Para orar:

Estuve caminando perdido bajo un cielo gris
Sueños desvaneciéndose en las estaciones
Pretendo ser fuerte y me lastimo como si nada me afectara
La débil imagen permanece en mis ojos
Bajo este cielo, sin importar donde me encuentre
Debería ser capaz de ver un mundo que nunca he visto

Déjalo Salir, no tienes que fingir ser fuerte
En el medio de un largo camino....
Perdiendo y recogiendo nuevos sueños...
Hay días repentinos en que la evidencia te vence
Te sientes solo y repentinamente lloras...

Cambiemos esas lágrimas y ese dolor por un cielo azul
Creemos esa luz que alumbre el mañana
Toma de mi mano y hagámoslo juntos
Aunque las estaciones cambien y desaparezca ese cielo
Toma mi mano y ayúdame a verlo de nuevo.

Aun si dudamos un poco, seguiremos caminando
Dejemos que caminar juntos... sea lo único que no cambie
Dirijámonos a un mundo que nunca he visto.

Sin tener miedo a nada
Volver a renacer, reforzar las fuerzas
Poder ver de frente el sol.

Nace una fuerza extraña de asustar mi miedo...
Se centra en mi pensamiento la sola idea de hacerme libre...
Anhelo el día de verme, volar con mis propias alas.

La esencia es fuego y frío, no le temas.
Todo se aprende con tiempo y medida:
Los inviernos de cada despedida,
Los veranos de amor con que te quemas.

Mi corazón me impulsa a continuar:
Si tu felicidad depende de la vida, ¡vive!
Vive, pero vívela bien, para que nada te la pueda
Arruinar, no hay nada peor que una vida
Mal vivida, que no la puedas ni contar
Vive, no importa con quien la quieras disfrutar
Sin hacer daño a la gente que te quiera de verdad,
Ser feliz es una condición humana, de la conciencia
Y nada más.

 

***

06/04/2010 17:39 fiaiz #. COMUNIDAD SAN JUAN

Comentarios » Ir a formulario

fiaiz

No hay comentarios

Añadir un comentario



No será mostrado.





Blog creado con Blogia. Esta web utiliza cookies para adaptarse a tus preferencias y analítica web.
Blogia apoya a la Fundación Josep Carreras.

Contrato Coloriuris
Plantilla basada en el tema iDream de Templates Next